Formación de equipos: el arma secreta para la ventaja competitiva en la Universidad

En un mundo en constante transformación, donde las nuevas tecnologías y tendencias emergen a alta velocidad, la Formación Continua se convierte en el as bajo la manga de las organizaciones que buscan destacarse en la competencia. Más que un gasto, es una inversión estratégica que abre un abanico de posibilidades para el éxito, tal como lo mencionó Peter Drucker, experto en gestión empresarial: “la Formación Continua es la clave para la competitividad en el siglo XXI”.

Adaptarse al cambio: la clave para la supervivencia

El mercado actual es un escenario dinámico, donde la obsolescencia acecha a cada paso. Los empleados que no se actualizan corren el riesgo de quedarse atrás, lo que impacta negativamente en la productividad, la calidad del servicio y la capacidad de la empresa para competir. Según un estudio de McKinsey & Company, las empresas que invierten en Formación Continua tienen un 25% más de posibilidades de aumentar su rentabilidad.

Un equipo capacitado: la fuerza impulsora del éxito

La Formación Continua permite a los empleados desarrollar nuevas habilidades y mantenerse al día con las últimas tendencias. Un equipo bien entrenado aumenta la productividad, es más eficiente, reduce errores y ofrece un servicio al cliente superior. “El aprendizaje nunca termina. Cuando dejas de aprender, dejas de crecer” – V.K. Wellington Woo, autor y orador motivacional.

Fomentar la innovación: el motor del crecimiento

Más allá de la eficiencia, la Formación Continua cultiva un ambiente de aprendizaje y creatividad. Los empleados que se sienten valorados y con oportunidades de desarrollo son más propensos a proponer ideas innovadoras y a buscar soluciones creativas a los problemas.

Retención de talento: un activo invaluable

En un mercado laboral competitivo, la fidelización de los empleados es fundamental. La Formación Continua es un factor clave para retener el talento. El 70% de los empleados afirma que la Formación Continua es un factor importante a la hora de elegir un trabajo. Los empleados que se sienten apoyados en su crecimiento profesional son más propensos a permanecer en la empresa y a comprometerse con su éxito. “La mejor manera de predecir el futuro es crearlo” – Abraham Lincoln, 16º presidente de los Estados Unidos.

Diferenciarse en el mercado: la ventaja competitiva

Las empresas que invierten en la Formación Continua de sus empleados construyen una ventaja competitiva inigualable. Un equipo altamente capacitado y actualizado permite ofrecer servicios más avanzados y de mayor calidad, diferenciándose de la competencia y atrayendo a los clientes. La Formación Continua puede ayudar a las empresas a reducir la rotación de empleados hasta en un 30%.

PUCV: comprometidos con el desarrollo profesional

En la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) somos conscientes de la importancia de la Formación Continua. Por ello, nos comprometemos a proporcionar oportunidades de desarrollo profesional a nuestro equipo. Programas de formación internos y externos, cursos especializados y un ambiente que incentiva el aprendizaje continuo, son sólo algunos ejemplos de nuestro compromiso con el crecimiento de nuestros colaboradores. Creemos firmemente que invertir en el talento humano es la mejor manera de fortalecer nuestra empresa, mejorar la experiencia de nuestros clientes y construir un futuro próspero.

La Formación Continua es una inversión estratégica que impulsa la competitividad, el crecimiento y el éxito de las organizaciones. En un mundo en constante cambio, las empresas que apuestan por el desarrollo de su talento humano estarán mejor posicionadas para afrontar los desafíos y aprovechar las oportunidades del futuro.

Alex Paz Becerra
Vicerrector de Administración y Finanzas
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso