Good Bye Bolsas Plásticas

Recientemente fuimos testigos de un episodio que da cuenta de una creciente preocupación por el medio ambiente a nivel nacional, con la aprobación de la Ley 21.100 que prohíbe distribución y entrega de bolsas plásticas en el comercio en Chile para el transporte de mercadería. Tal hecho es positivo en sí mismo, pero además lo ha sido en la forma en que se gestó políticamente, pues la iniciativa de Gobierno fue apoyada por todos los actores políticos y de la ciudadanía, logrando un acuerdo en contra del uso indiscriminado de plásticos que contaminan océanos y amenazan ecosistemas a nivel mundial. A finales octubre de 2017, fueron las zonas costeras las que dieron el puntapié inicial cuando la expresidenta Michelle Bachelet firmó el proyecto de ley que prohíbe el uso de bolsas plásticas en 102 comunas, marcando un hito medioambiental en la agenda nacional.

Con esta medida Chile se convierte en líder en la región, dado el alcance de esta Ley, que pretende disminuir de manera significativa el micro plástico que actualmente termina en vertederos. Cabe señalar que, en la actualidad, el 97% de las bolsas plásticas termina en rellenos sanitarios y océanos, lo que genera efectos irreversibles en la flora y fauna global, tardando 400 años su degradación.

En mi opinión, la Ley tiene su efecto más valioso en posicionar el cuidado ambiental como un reto para la sociedad chilena, mirando el futuro de una manera consciente y responsable. Cambios profundos en la mentalidad, hábitos y prácticas de las personas, serán claves para configurar una conciencia -y cultura- respecto del cuidado de nuestro hábitat.

 

Alex Paz Becerra
Vicerrector de Administración y Finanzas
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso