Lecciones de Sostenibilidad Financiera: Una Perspectiva desde la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

Las crisis financieras que se han anunciado públicamente en algunas universidades por estos días, ofrecen una oportunidad valiosa para reflexionar sobre la sostenibilidad financiera en el ámbito de la educación superior. Desde la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), observamos esta situación no sólo con interés, sino también con la intención de aprender y fortalecer nuestras propias prácticas.

En la educación superior, la sostenibilidad financiera es un pilar crucial. No se trata sólo de equilibrar presupuestos o cumplir con compromisos financieros; es sobre asegurar la viabilidad a largo plazo de nuestras instituciones, garantizando así el acceso continuo a una educación de calidad. Crisis de este tipo subrayan este punto de manera enfática, destacando la importancia de una gestión financiera prudente y proactiva.

Uno de los aprendizajes clave de esta situación es la importancia de una toma de decisiones informada y transparente. Las decisiones financieras no pueden tomarse en aislamiento, sino que deben considerar el impacto en todos los aspectos de la universidad, desde la docencia y la investigación hasta el bienestar de su comunidad.

El cumplimiento de los compromisos con el personal y las obligaciones comerciales y financieras es fundamental. No sólo es una cuestión de responsabilidad legal, sino también de ética y responsabilidad social. Las universidades, como pilares de la sociedad, deben liderar con el ejemplo en la gestión de sus recursos y en el trato a su personal.

Además, los mecanismos de control interno juegan un papel crucial. Estas crisis ponen de relieve la necesidad de sistemas de control robustos y eficaces que puedan identificar y mitigar los riesgos financieros de manera oportuna. En la PUCV, damos gran importancia a estos sistemas, asegurando que nuestra gestión financiera sea no sólo efectiva, sino también sostenible a largo plazo.

Finalmente, esta situación nos recuerda la importancia de la adaptabilidad y la resiliencia. Las universidades deben estar preparadas para enfrentar desafíos inesperados, adaptándose rápidamente a entornos cambiantes mientras mantienen su compromiso con la excelencia educativa y la sostenibilidad financiera.

Desde la PUCV, extendemos nuestra solidaridad a la comunidad de tales instituciones y reafirmamos nuestro compromiso de aprender de esta experiencia para fortalecer aún más nuestra propia gestión financiera, con el fin de asegurar nuestro rol fundamental en la educación superior y en la sociedad.

Alex Paz Becerra
Vicerrector de Administración y Finanzas
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso